Carta Abierta de Madre para LOFT

Estimados Miembros de LOFT,

Mi nombre es Angela Hernandez y yo soy la mama de Susan Woda-Hernandez. Susan fue estudiante en Learning How to Code Academy at Pasadena City College, Summer 2015. Yo tuve el privilegio de estar observando la clase desde 7/13-7/17/2015 dirigida por la señorita Veronica Hernandez y la señorita Liset Hernandez y con la supervisión de don Alberto Avalos. Aquí estoy incluyendo lo que pude observar cuando estuve en la clase que fue toda la semana.

Me dio mucho orgullo de ver que dos señoritas Hispanas iban a ser las instructoras de la clase,  Learning How to Code en el colegio comunitario de Pasadena desde julio 13 a julio 17,2015. Esta es un área donde yo he observado que la mayoría de instructores no son mujeres y bien pocas son hispanas. La señorita Veronica Hernandez y la señorita Lizet Hernandez (Ellas no son familias) eran bien amigables con los estudiantes, administración, y conmigo que soy una madre. Ellas se comunicaban conmigo de una manera bien profesional, respetuosa como lo hacían con la administración y lo más memorable fue que cada una de ellas conversaba conmigo en español.

Ellas habían planeado las clases de cinco días de antemano con un horario de una manera que ellas tenían cada minuto con una actividad para los estudiantes. Los estudiantes no perdían ni un segundo de su tiempo. Todos pasaban de una actividad a otra.  Todos trabajan en las computadoras, en el pizarrón, leían de un folder que las instructoras habían preparado para cada estudiante que tenía el horario de cada día y de las actividades que iban a hacer, también tenían el vocabulario que iban a usar para las actividades. Pude observar que todos los estudiantes usaban como referencia el folder  que la señorita Veronica y la señorita Lizet les había provisto el primer día de clases.  

Ellas fueron unas buenas líderes porque podían dirigir a todos los estudiantes y a sus ayudantes con mucho respeto y con mucha claridad y como resultado todos seguían las órdenes que ellas les daban de buen gusto.

Las instructoras tenían una manera bien clara de explicar para que todos los estudiantes les entendieran, pero si algún estudiante no entendía ellas les explicaban con bastante paciencia. Debido a que las instructoras explicaban muy bien todos los estudiantes estaban bien ocupados trabajando en las lecciones que tenían que terminar. Ni un estudiante tuvo problemas de disciplina porque estaba aburrido o porque no entendía algo.

La señorita Veronica y la señorita Lizet estaban al tanto de que todos los estudiantes estuvieran en la misma sección de la clase a cierta hora específica y si no lo estaban porque se atrasaban ellas trabajaban individualmente con cada estudiante hasta que llegaban a donde estaba el resto de los estudiantes.

Al final de cada lección, ellas repasaban con los estudiantes lo que habían aprendido en la lección. Las instructoras les daban oportunidad a todos los estudiantes que enseñaran lo que recordaban y si un estudiante no se recordaba otro compañero podía ayudarles.

Las instructoras trajeron profesionales en el área de que los estudiantes estaban aprendiendo. Cada profesional motivaba a los estudiantes a continuar con su educación y compartían experiencias de sus vidas que les ayudó a triunfar en sus carreras profesionales.

La manera en que organizaron para hacer las presentaciones al final de la semana que fueron los  proyectos que habían pasado hacienda to la semana fue excelente. Cada estudiante tuvo la oportunidad de trabajar el último día con un compañero que no habían trabajado durante la semana. Se pudo ver que los estudiantes se relacionaban uno con el otro con mucho respeto y profesionalismo para presentar lo que las instructoras les habían asignado. Fue bien animador que las familias de los estudiantes, amigos, instructores, y la administración pudieron ver el proyecto de cada estudiante, hacer preguntas, y comentar. Todos los presentadores se veían bien orgullosos de sus proyectos porque cuanto más practicaban ellos adquirían más experiencia y se veían muy orgullosos, muy satisfechos y confidentes de si mismos.

La ceremonia de entrega de certificados fue bien animadora porque don Alberto Avalos les indico a los estudiantes que ellos podían continuar practicando lo que habían aprendido con la información que ellos les iban a mandar.

La presentación de los certificados fue bien memorable por que los padres tuvieron tiempo para poder  tomar fotos de sus hijas e hijos con su instructora, la señorita Lizet y su supervisor don Alberto Avalos. Los estudiantes estaban bien contentos que ellos recibieron dos certificados, uno de parte de LOFT y el otro de parte del Colegio Comunitario de Pasadena.

Fue una muy buena idea de tomarse fotografías con todos los estudiantes, instructores, ayudantes de instructores, y la administración porque todos los estudiantes se llevaron recuerdos de sus compañeros y con las personas que hicieron la academia posible.

La academia, Learning How to Code en el Colegio Comunitario de Pasadena que fue dirigida por el equipo de LOFT fue excepcional. Las instructoras, la señorita Veronica y la señorita Lizet fueron sobresalientes. Espero que muchos estudiantes tengan el privilegio de ser instruidos, motivados, e inspirados por la señorita Veronica y la señorita Lizet.  Y por la guía que don Alberto les da a las instructoras y a don Antonio Tijerino por tener la Fundación de la Herencia Hispana en la cual muchos muchachos Hispanos pueden ser inspirados a seguir adelante creciendo académicamente y orgullosos de ayudar a sus comunidades.

Les doy un millón de gracias por haber inspirado a mi hija Susan a disfrutar mientras aprendía code, por la guía académica que le han dado, y por animarla a explorar el campo de la ciencia el cual le atrae al igual que la tecnología. Susan los admira y los aprecia por todo lo que la han ayudado y por todo lo que hacen por nuestra comunidad y ella me dice que ella quiere ser igual a ellas cuando ella crezca. Gracias a la señorita Veronica y la señorita Lizet por haber decidido enseñar a codificación a muchos jóvenes y a don Alberto por ser un excelente supervisor. También quiero agradecer a don Antonio Tijerino por haber fundado la Herencia Hispana para ayudar a incentivar a progresar académicamente a muchos muchachos y adultos Hispanos y a ser buenos líderes en nuestras comunidades. Don Antonio Tijerino, gracias por haber escogido a la señorita Veronica y la señorita Lizet quien son Hispanas, bien inteligentes, bilingües, bien preparadas y jóvenes para que enseñaran la clase de codificación en Colegio Comunitario de Pasadena 7/13-7/14, 2015.

Gracias por la oportunidad de poder dar mi comentario de lo que observe de la clase, Learning How to Code Academy at Pasadena City College, Summer 2015, dirigida por un equipo bien excelente.

Sinceramente,

Angela Hernandez